«El que canta, ora dos veces», decía san Agustín, un santo del siglo IV-V. Utilizamos esta frase para explicar el valor de la música religiosa, y cómo una canción bonita puede ayudarnos a que nos relajemos, y expresemos los sentimientos y pensamientos que tenemos hacia Jesús.

Migueli es un cantautor cristiano muy divertido. Su fe lleva muchos años inspirando sus canciones. Su último trabajo tiene como protagonistas a los niños. Él tiene dos hijos, y es probable que el interés por educarlos según sus propios valores, le haya animado a hacer un trabajo así. Ojalá siga componiendo pensando en los niños. El amor lo arregla todo es el título de la canción que da nombre al CD. La letra habla de lo más importante de la fe en Dios, el amor: un amor que «lo cura todo» y que «lo arregla todo», sin importar las veces que nos equivocamos. Es una canción muy pegadiza, en la que se repite que, en la vida, «la gasolina siempre es amar».

Si entráis en la web www.avivart.org podréis escuchar esta canción y ver si os gusta el estilo de Migueli. Los niños que cantan son del colegio Cardenal Spínola, de Madrid, y lo hacen fenomenal. En el CD hay dos villancicos, una canción sobre la parábola del sembrador y dos dedicadas a la Virgen María.

También, a través de esa web, podéis comprar el CD y colaborar con la Asociación AVIVART, dedicada a ayudar a los niños y jóvenes a estudiar, a crecer sanos y divertirse aprendiendo, desde la creatividad y el arte.

Amparo Latre
Enlace a la revista:  pincha aquí