Visitando proyectos en Nacala

Ya tomando un poco el ritmo y visitando proyectos con el equipo de Avivart al completo, primeras clases en Nacuxa, aunque aún falta coger el ritmo y que lleguen todos los alumnos,… la semana que viene ya nos trasladaremos allí y empezaremos el trabajo diario.

Esta entrada la queríamos dedicar a un día muy especial, un día de contrastes que dedicamos, junto a Virginia, a conocer proyectos que se desarrollan en Nacala. La mañana comenzó visitando una pequeña escolinha rural a unos Kilometros de Nacala, un lugar de difícil acceso al que, por las intensas lluvias del día anterior, no pudimos acceder en todoterreno y tuvimos que caminar un pequeño tramo a píe, todo un regalazo poder conocer la realidad de las aldeas rurales y la labor que la familia vicentina desarrolla aquí.

Al llegar visitamos a una pequeña que se encontraba enferma y que nos dejó a todos sorprendidos, su temblor que parecía enfermedad, era miedo al ver a cinco personas blancas que la estaban visitando, no era normal tantos visitantes en aquella pequeña aldea. Cuanta humanidad nos impregnó en esa visita, tras recorrer el pequeño tramo llegamos a la escolinha, allí madres, padres y un buen grupo de meninos en los que se repetía el asombro por la visita,… asombro que también brotaba en nosotros al conocer como viven, la dureza de aquella zona, y la labor que allí se realiza por la familia vicentina, trabajando y respetando siempre el valor de lo comunitario, sencillamente asombroso. Cada canción, cada bon día, las palabras de Virginia y la hermana Isabel y su traducción simultánea a macua por el formador de la escolinha, todo constituía un momento mágico que impregnaba de humanidad cada poro. Esta Escolinha es un proyecto muy importante para la posterior educación en la escuela de las crianzas que allí asisten, ya que allí se habla macua y la escolarización en Mozambique comienza a los seis años, siendo toda en Portugués (con el método brasileño de las 28 palabras de lectoescritura),… sin este trabajo previo muchos dejarían la escuela en el primer año. El responsable de la Escolinha es un formador que, aunque percibe un pequeño subsidio por su labor, es un miembro de la comunidad que es apreciado por esta tarea y obtiene un estatus importante, el es el responsable de realizar la labor de acompañamiento a las meninas y meninos. Para participar en la escolinha hay que abonar una pequeña matricula (40 meticaes, que viene a ser un euro), coser un pequeño uniforme y entregar la cartilla de nacimiento (para esto un plazo muy amplio),… nos llamó la atención como algunas madres ni siquiera sabían con claridad la edad de sus hijos, … a partir de ahí intentar abrir un horizonte para evitar el abandono escolar y el acceso a la educación de las comunidades rurales, un reto en el que este equipo pone toda su ilusión y su esfuerzo.

Con la gratitud por la oportunidad continuábamos nuestro recorrido, de ahí a la escuela Cristo y vida, una escuela de primaria creada por la familia vicentina, qué gran labor! Además de las clases y las tareas propias de la escuela, Virginia coordina un proyecto de atención a crianzas con necesidades especiales,… que difícil acompañar la discapacidad en Mozambique, diferencias que se convierten en estigma y que hacen mucho más duro sobrevivir en un país de por sí difícil para todos, y de ahí a conocer el Hospital de Nacala, también una visita interesante. Y como colofón a la mañana visita a Radio Watana, un proyecto lleno de energía en el que colaboraremos también en temas relacionados con la música macua,…. pero eso os lo contaremos en otra entrada. La ilusión, el esfuerzo y la entrega de los voluntarios hacen que cada día se emitan diversos programas desde las 8:00 hasta las 22:00 horas, una parrilla con mucho contenido (música, actualidad, programas religiosos, salud, familia,…), un proyecto ilusionante que iremos contando con más detalle.

En un día de contrastes que acabó con una cena compartida junto a nuestro amigo José María, una casa estupenda con una puesta de sol maravillosa, la compañía de la luna e interesantes conversaciones con José María y Eugenio,… un gran final para un día tan intenso como hermoso.