LA OTRA MIRADA

Normalmente no firmo las entradas, pero esta la quiero hacer un poco más personal, en un tono más de denuncia y de reflexión, a una semana de partir de esta primera etapa de la colaboración de AvivarT en Mozambique, en otras sin duda resumiremos un recorrido estupendo con gente maravillosa en el que hemos podido compartir, aprender y colaborar de una forma enormemente rica.

Lo primero es aclarar que esta reflexión parte desde mi visión, la visión de un Europeo en Mozambique, una visión que  sin duda no está inmersa totalmente en esta cultura, una visión de un observador externo que mira desde el prisma en el que esta educado y no desde la cultura real del mozambiqueño, del que nació, vive y piensa desde esta tierra. Sin duda esto le quita mucho valor a la reflexión, pero no por eso deja de ser lo que veo cada día y lo que siento,… lo que entre aula y aula, ida y venida, hablamos cuando tenemos un café delante.

 La bandera en el InstitutoEsta reflexión gira en torno a la pobreza en Mozambique, una pobreza sin duda con gran base económica pero que radica y mucho en la actitud de su pueblo, una pobreza ante la que es difícil de actuar a base de ayudas económicas si no son muy bien gestionadas, cosa difícil, y si no quieren incidir en la base de este pueblo, un pueblo que canta en su himno que “Mozambique nuestra tierra gloriosa,  Piedra a piedra construyendo un nuevo día, Millones de brazos, una sola fuerza,  Oh patria amada, vamos a vencer”.

garimpeirosLa pasada semana compartía de primera mano con los amigos de aquí la realidad de los “garimpeiros” (buscadores de oro), ilegales que se adentran en excavaciones a la búsqueda del codiciado metal, se había producido un accidente y se hablaba de algunos muertos, según las autoridades una decena, la realidad unos cientos… se habían adentrado en las tierras que el estado probablemente habrá “donado” a alguien afín y allí encontraron su muerte. Si logran sobrevivir cada día se arriesgan a ser catanados (acuchillados con una catana) para robarles, dinero fácil, mucho dinero,  que puede costar muy caro. Las autoridades de la provincia simplemente quería tapar la tierra y declararlo fosa común, punto y final a una gran tragedia en la que se pierde toda humanidad bajo la sombra siempre presente en este país de la corrupción. Un país enormemente rico que está descubriendo gran riqueza en el subsuelo y que, como no cambie mucho la situación, va a encontrar en esto el origen de muchas muertes, enriquecimiento de algunos y un dinero que no llegará ni se invertirá en este país.

renamo_frelimoPero esta no es la única realidad que se oculta, los enfrentamientos armados entre Frelimo y Renamo (los dos partidos mayoritarios), producen cientos de muertos cada día, realidad que se camufla ante unas elecciones que se suponen transparentes y que oculta hacia dentro y hacia fuera toda realidad que no interese. Elecciones en las que si alguien de otro partido quiere supervisar los votos se dispersan a tiros, en la que los observadores miran hacia otro lado mientras que se manipulan la mayoría de las urnas. Hablar de corrupción en Mozambique es hablar desde el más alto nivel político al funcionario de menor nivel, de policías que pretenden multarte por no llevar un papel o no llevar el cinturón cuando pasan chapas y camiones con gente hasta en los guardabarros, un país en el que casi nadie conduce con licencia, multa por supuesto que con unos meticaes cae en el olvido inmediato cuando mueren muchas personas cada día en accidentes de tráfico para los que no existe atención.

Políticos que solo se preocupan por enriquecerse y esconderse en protocolos absurdos, en una “burocracia” paralizante que dificulta cualquier gestión, personas a las que no les interesa que el pueblo aprenda, reflexione, descubra. Un país en el que todo se puede comprar y en el que impera la ley del sálvese quién pueda.

Visita del Presidente a NacalaUn pueblo lleno de miedo que está acostumbrado a ver pasar las horas, un pueblo en el que su principal pobreza es su actitud,… Un pueblo en el que en los hospitales muere gente por no ser atendidos, en el que profesores se corrompen, un pueblo en el que la mujer es un objeto sin valor en muchos casos que puede pasar de mano a mano como si fuera una simple mercancía, un pueblo en el que el concepto de trabajo y responsabilidad está muy lejano en casi todos los ámbitos de trabajo, en el que si puedes robar a tu propio vecino le robas,….

Algunos ejemplos reales, un amigo cooperante de Pemba me contaba que tuvo un accidente de tráfico, estando herido tuvo que pagar sobornos a los agentes para que lo llevaran a un hospital, ver como desvalijaban el coche, le robaban todo lo que tenía y sentir la más absoluta desprotección. Si se produce un atropello y muere un niño lo primero es mirar si es un blanco el que conduce para así poder cobrar, entonces la tragedia se torna en fiesta. Un buen amigo me recomendaba el otro día, si ves un accidente no acudas porque igual te lo quieren cargar a ti, ten mucho cuidado,…

Mucha violencia que junto a la corrupción, la pobreza y la ignorancia forman una mezcla explosiva. En este proyecto veo dónde es básico incidir, formar personas responsables, preparadas, con valores,… es la única forma de lograr un desarrollo real de este país. Solo el amor es mas fuerte que la violencia, la corrupción, la ignorancia,…

Estos días, tras  compartir la tragedia de los “garimpeiros”, nuestra oración por ellos, los muertos en los enfrentamientos,… esta canción resonaba en mi mente, una canción con muchos años pero que hoy por hoy, al menos para mi, tiene gran vigencia y que recuerda que “El amor es mas fuerte”, un grito a la esperanza en un pueblo que tiene que avanzar mucho para lograr un desarrollo real, un pueblo duro y a la vez amable, un pueblo sin duda capaz de levantar la cabeza y lograr avanzar si sabe mirar de frente al amor.

 

Miguel Ángel Manzano